Para subir al cielo se necesita, una manzana grande y otra chiquita



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *